tipos de suelos

Tipos de suelos - Características, clasificación y formación

 

El suelo es un sistema fundamental para la vida en la Tierra. Es un componente esencial de los ecosistemas, ya que proporciona nutrientes y soporte físico para las plantas, así como un hábitat para numerosos organismos.

Además, el suelo desempeña un papel clave en el ciclo del agua y en la purificación de los recursos hídricos. Es por ello que el estudio de los suelos a través de la edafología es de vital importancia para comprender su composición, características y funciones.

Contenido
  1. Los horizontes del suelo y su relación
  2. Sistemas de clasificación de suelos
  3. Tipos de suelos y sus características principales
  4. Sistema de clasificación de suelos de la FAO
  5. Conclusión
  6. Referencias bibliográficas

Los horizontes del suelo y su relación

Los horizontes del suelo, son capas distintas que se forman a medida que el suelo se desarrolla a lo largo del tiempo. Estos horizontes son designados con letras mayúsculas y se organizan en un perfil vertical. Cada horizonte tiene características específicas que influyen en las propiedades del suelo.

Anuncios

El horizonte O, o horizonte orgánico, es la capa superficial que está compuesta principalmente por material orgánico en diferentes etapas de descomposición. El horizonte A, o horizonte superficial, es rico en materia orgánica y minerales, lo que lo hace adecuado para el crecimiento de las plantas.

El horizonte E, o horizonte de lixiviación, se caracteriza por la acumulación de material arrastrado por el agua. El horizonte B, o horizonte subsuperficial, contiene minerales y material orgánico que se ha desplazado desde los horizontes superiores. Finalmente, el horizonte C, o horizonte de roca madre, es la capa más profunda del suelo y consiste en material inalterado.

La relación entre los horizontes del suelo es crucial para su funcionamiento. Por ejemplo, la presencia de un horizonte B puede indicar una alta capacidad de retención de agua, mientras que la ausencia de un horizonte E puede indicar una baja capacidad de drenaje.

Sistemas de clasificación de suelos

Existen diversos sistemas de clasificación de suelos, que se utilizan para categorizar y describir los diferentes tipos de suelos presentes en la Tierra. Estos sistemas se basan en diferentes criterios, como la composición, estructura y propiedades físicas y químicas del suelo.

Tipos de suelos y sus características principales

Suelos orgánicos

Los suelos orgánicos, también conocidos como Histosoles, se caracterizan por su alto contenido de materia orgánica. Estos suelos se forman en condiciones de alta humedad y en áreas donde la descomposición de la materia orgánica es lenta.

Las características principales de los suelos orgánicos incluyen:

Anuncios
  • Color oscuro debido a la presencia de materia orgánica poco o nada descompuesta.
  • Alto contenido de nutrientes y capacidad para retener agua y nutrientes.
  • Baja densidad y alta porosidad.

Los restos vegetales poco o nada descompuestos juegan un papel clave en la formación de los suelos orgánicos. Aportan materia orgánica fresca que se acumula con el tiempo.

Suelos condicionados por influencias antrópicas

Los suelos condicionados por influencias antrópicas, también conocidos como Antrosoles. Son suelos que han sido alterados o modificados por la actividad humana. Estos suelos se forman como resultado de movilizaciones de tierras, acumulación de escombros o manipulación de la vegetación natural.

Las características principales de los suelos condicionados por influencias antrópicas incluyen:

  • Composición y estructura alteradas debido a la mezcla de diferentes materiales.
  • Pérdida de capas originales del suelo debido a la excavación o remoción.
  • Presencia de agregados artificiales o depósitos de materiales de construcción.

Las movilizaciones de tierras y la acumulación de escombros, pueden tener un impacto significativo en la formación de estos suelos,. Introducen nuevos materiales y alteran la estructura original del suelo.

Suelos de baja evolución muy condicionados por el clima

Los suelos de baja evolución muy condicionados por el clima, también conocidos como Criosoles. Se encuentran en áreas frías y están influenciados por la presencia de permafrost. Estos suelos se forman en climas extremadamente fríos. Su desarrollo está limitado por las bajas temperaturas y la actividad biológica reducida.

Las características principales de los suelos de baja evolución muy condicionados por el clima incluyen:

  • Horizonte activo superficial que se descongela durante los meses de verano.
  • Presencia de permafrost, una capa de suelo permanentemente congelada.
  • Limitaciones para el crecimiento de la vegetación debido a la baja temperatura del suelo.

El permafrost y su impacto en estos suelos es fundamental,. Limita la disponibilidad de agua, y restringe la actividad biológica y el desarrollo del suelo.

Suelos de baja evolución muy condicionados por el material originario

Los suelos de baja evolución muy condicionados por el material originario. También conocidos como Andosoles, se forman a partir de material volcánico piroclástico de baja cristalinidad. Estos suelos se encuentran en áreas volcánicas. Se caracterizan por su alta fertilidad y capacidad para retener agua y nutrientes.

Las características principales de los suelos de baja evolución muy condicionados por el material originario incluyen:

  • Contenido de materiales amorfos o de baja cristalinidad de origen volcánico piroclástico.
  • Color oscuro debido a la presencia de materia orgánica y minerales de hierro y aluminio.
  • Alta capacidad de retención de agua y nutrientes.

El contenido de materiales amorfos de origen volcánico piroclástico es fundamental en la formación y las características de estos suelos. Le confiere su alta fertilidad y capacidad de retención de agua.

Otros suelos de moderada evolución

Además de los suelos mencionados anteriormente, existen otros suelos de moderada evolución con características y formación específicas. Un ejemplo de estos suelos son los Cambisoles.

Las características principales de los Cambisoles incluyen:

  • Presencia de un horizonte B que se ha desarrollado a partir de la meteorización del material parental.
  • Influencia de la meteorización del material parental en la formación del suelo.

La meteorización del material parental juega un papel clave en la formación de los Cambisoles. Es responsable de la formación del horizonte B y de las características físicas y químicas del suelo.

Suelos condicionados por la topografía y por el agua

Los suelos condicionados por la topografía y por el agua, también conocidos como Regosoles. Se forman en áreas con una topografía caracterizada por pendientes bajas y una alta influencia del agua. Estos suelos se caracterizan por un débil desarrollo de suelos minerales. Es debido a su ubicación y características hidrológicas.

Las características principales de los suelos condicionados por la topografía y por el agua incluyen:

  • Poca acumulación de material orgánico o mineral en los horizontes del suelo.
  • Concentración de materiales finos y arcillosos en las capas superficiales del suelo.
  • Limitaciones en el desarrollo del suelo debido al lavado y erosión causados por el agua.

La topografía y las características hidrológicas de estas áreas son cruciales en la formación de los Regosoles. Influyen en la acumulación de materiales y en la pérdida de suelo causada por el agua.

Suelos típicamente de clima árido o semiárido

Los suelos típicamente de clima árido o semiárido, también conocidos como Solonchaks. Se encuentran en áreas con precipitaciones escasas, y altas tasas de evaporación. Estos suelos se caracterizan por la acumulación de sales solubles y humus en la superficie del suelo.

Las características principales de los suelos típicamente de clima árido o semiárido incluyen:

  • Presencia de sales solubles en la capa superficial del suelo.
  • Acumulación de humus en la superficie del suelo debido a la descomposición lenta de la materia orgánica.
  • Baja capacidad de retención de agua y nutrientes debido a las condiciones áridas del clima.

El contenido de sales solubles y humus en estos suelos es fundamental en su formación y características. Influye en su capacidad para retener agua y nutrientes y en la adaptación de las plantas a estas condiciones climáticas extremas.

Suelos típicamente de ambiente estepario

Los suelos típicamente de ambiente estepario, también conocidos como Chernozems. Se encuentran en áreas con un clima estepario. Se caracterizan por la acumulación de materia orgánica en un horizonte superficial pardo oscuro o negro.

Las características principales de los suelos típicamente de ambiente estepario incluyen:

  • Acumulación de materia orgánica en un horizonte superficial pardo oscuro o negro.
  • Alta fertilidad y capacidad para retener agua y nutrientes.
  • Elevada actividad biológica y presencia de organismos descomponedores.

La acumulación de materia orgánica en un horizonte superficial pardo oscuro o negro, es esencial en la formación y características de los suelos de ambiente estepario. Le confiere su alta fertilidad y capacidad de retención de agua.

Suelos con un subsuelo rico en arcilla

Los suelos con un subsuelo rico en arcilla, también conocidos como Albeluvisoles. Se caracterizan por la presencia de un horizonte B rico en arcilla y por el empobrecimiento de minerales en el horizonte A debido a la eluvación causada por el paso del agua.

Las características principales de los suelos con un subsuelo rico en arcilla incluyen:

  • Empobrecimiento de minerales en el horizonte A debido a la eluvación.
  • Presencia de un horizonte B rico en arcilla y minerales.
  • Capacidad para retener agua y nutrientes debido a la alta concentración de arcilla.

La iluviación causada por el paso del agua es fundamental en la formación y características de los Albeluvisoles. Es responsable del empobrecimiento de minerales en el horizonte A, y de la acumulación de arcilla en el horizonte B.

Suelos típicamente de clima tropical y subtropical

Los suelos típicamente de clima tropical y subtropical, también conocidos como Nitisoles. Se caracterizan por ser suelos tropicales rojos, profundos y bien drenados, ricos en hierro.

Las características principales de los suelos típicamente de clima tropical y subtropical incluyen:

  • Predominio del color rojo debido a la presencia de minerales de hierro.
  • Profundidad y buen drenaje debido a la actividad biológica y la alta precipitación.
  • Alto contenido de nutrientes y capacidad para retener agua.

La presencia de minerales de hierro y la alta precipitación en estas áreas son fundamentales en la formación y características de los Nitisoles. Influyen en la disponibilidad de nutrientes y en la retención de agua.

Suelos típicamente de clima frío y húmedo

Los suelos típicamente de clima frío y húmedo, también conocidos como Podzoles. Se caracterizan por la presencia de un horizonte B espódico compuesto por materia orgánica, aluminio y hierro.

  • Las características principales de los suelos típicamente de clima frío y húmedo incluyen:
  • Presencia de un horizonte B espódico compuesto por materia orgánica, aluminio y hierro.
  • Acumulación de ácidos orgánicos y hierro en el horizonte B debido a la descomposición de la materia orgánica y llixiviación del aluminio.
  • Alta acidez y baja fertilidad debido a la lixiviación de nutrientes.

El horizonte B espódico compuesto por materia orgánica, aluminio y hierro es esencial en la formación y características de los Podzoles. Le confiere su acidez, baja fertilidad y capacidad para retener agua.

Sistema de clasificación de suelos de la FAO

El sistema de clasificación de suelos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) es el sistema más reciente y oficialmente reconocido a nivel internacional. Este sistema agrupa los suelos en categorías principales y subcategorías en función de sus características dominantes.

Las categorías principales en el sistema de clasificación de suelos de la FAO incluyen:

  • Gleysols: suelos con acumulación de humedad y baja disponibilidad de oxígeno.
  • Podzols: suelos ácidos y pobres en nutrientes, caracterizados por un horizonte B espódico.
  • Luvisols: suelos con un horizonte B rico en arcilla y minerales de hierro y aluminio.
  • Andosols: suelos volcánicos con una alta concentración de materiales amorfos.
  • Chernozems: suelos ricos en materia orgánica y minerales. Caracterizados por un horizonte oscuro superficial.

El sistema de clasificación de suelos de la FAO es ampliamente utilizado en estudios de suelos a nivel global. Proporciona una base sólida para la comparación y clasificación de diferentes suelos en todo el mundo.

Otros sistemas de clasificación de suelos existentes

Además del sistema de clasificación de suelos de la FAO, existen otros sistemas desarrollados por diferentes países o regiones. Estos sistemas, pueden tener en cuenta factores adicionales o enfocarse en características específicas de los suelos de una determinada región geográfica.

Algunos ejemplos de otros sistemas de clasificación de suelos incluyen:

  • Sistema de clasificación de suelos de los Estados Unidos: Se basa en propiedades físicas y químicas del suelo. Proporciona una descripción detallada de los diferentes horizontes del suelo.
  • Clasificación de suelos WRB (World Reference Base for Soil Resources): desarrollado por la IUSS (International Union of Soil Sciences). Este sistema se utiliza a nivel internacional y tiene en cuenta características del suelo, así como del clima y la vegetación.

Estos sistemas de clasificación de suelos, complementan y amplían la clasificación de suelos de la FAO. Brindan herramientas adicionales para la comprensión y el estudio de los suelos en diferentes contextos geográficos y ambientales.

Conclusión

El suelo es un sistema fundamental para la vida en la Tierra. Su estudio a través de la edafología nos permite comprender su composición, características y funciones. Los horizontes del suelo, los procesos de meteorización y los diferentes tipos de suelos son elementos clave en la formación y las propiedades de los suelos.

La clasificación de suelos según su composición y estructura, a través del sistema de clasificación de suelos de la FAO y otros sistemas existentes. Proporciona una base sólida para la comprensión y el estudio de los suelos en diferentes contextos geográficos y ambientales.

La influencia de factores como el clima, la topografía y la actividad humana en la formación y alteración de los suelos es fundamental para comprender su dinámica. Además, es importante proteger y conservar el suelo para garantizar la sostenibilidad del planeta y evitar la contaminación del suelo.

El suelo es un recurso invaluable, y su estudio y protección son fundamentales para asegurar la salud de los ecosistemas y la sostenibilidad del planeta.

Referencias bibliográficas

  • Brady, N.C. and Weil, R.R. (2019). "The Nature and Properties of Soils". Pearson Education.
  • Soil Classification Working Group (2014). "Soil Classification: A Taxonomic System for South Africa". Department of Agriculture, Forestry and Fisheries.
  • IUSS Working Group WRB (2006). "World Reference Base for Soil Resources 2006". World Soil Resources Reports No. 103. FAO, Rome.
  • FAO (2015). "World Soil Resources Report 25: Soil classification". FAO, Rome.