tipos de lavanda

Elige entre distintos tipos de lavanda para decorar tu jardín

 

La lavanda es una planta muy conocida y apreciada en todo el mundo por su belleza y su aroma relajante. Existen varios tipos de lavanda, cada uno con sus propias características y usos específicos.

Anuncios

En este artículo, vamos a explorar los diferentes tipos de lavanda desde la lavanda officinalis hasta la lavandula pinnata, y proporcionar información detallada sobre cada uno de ellos. Esto te ayudará a elegir la variedad adecuada para tu jardín o para su uso en el hogar.

Contenido
  1. Tipos de lavanda y características
  2. Lavanda officinalis o lavanda común
  3. Lavandula angustifolia o espliego
  4. Lavandula dentata
  5. Lavandula latifolia
  6. Lavandula stoechas
  7. Lavandula lanata
  8. Lavandula viridis
  9. Lavandula allardii
  10. Lavandula canariensis
  11. Lavandula hybrida
  12. Lavandula multifida
  13. Lavandula pinnata
  14. Cuidados de la planta de lavanda en maceta
  15. Conclusión
  16. Preguntas Frecuentes

Tipos de lavanda y características

Lavanda officinalis o lavanda común

La lavanda officinalis, también conocida como lavanda común, es una especie clásica que pertenece a la familia de las labiadas. Es una planta perenne que se caracteriza por tener tallos leñosos y hojas opuestas de color verde grisáceo. La floración de la lavanda officinalis se produce a principios de verano, y sus flores son de color violeta intenso.

Esta variedad de lavanda es apreciada tanto por su valor ornamental como por sus propiedades medicinales. En la jardinería, la lavanda officinalis se utiliza como planta decorativa en jardines y macetas, gracias a su hermoso follaje y sus flores llamativas. Además, su aroma distintivo la convierte en una opción popular para la elaboración de perfumes y productos cosméticos. Asimismo, la lavanda officinalis también es conocida por sus propiedades terapéuticas, y se utiliza en la medicina herbal para aliviar el estrés y promover la relajación.

Lavandula angustifolia o espliego

La lavandula angustifolia, comúnmente conocida como espliego, es una especie endémica de Europa. Se caracteriza por tener hojas estrechas de color verde grisáceo y inflorescencias con tallos largos. Esta variedad de lavanda es muy apreciada por su aroma suave y dulce.

El espliego se utiliza tanto como condimento alimenticio como para infusiones. Sus flores y hojas se añaden a recetas de cocina para aportar un toque aromático y gustativo único. Además, la lavandula angustifolia es una opción popular para hacer tés e infusiones relajantes, debido a sus propiedades sedantes y calmantes.

Lavandula dentata

La lavandula dentata es originaria del mediterráneo occidental y se caracteriza por tener hojas dentadas en tallos leñosos. Esta variedad de lavanda es muy apreciada como planta ornamental debido a su aspecto elegante y sus flores de color violeta.

Además de su valor ornamental, la lavandula dentata también se utiliza en la industria de la perfumería. El aceite esencial de lavanda dentata se utiliza como ingrediente en perfumes y productos de cuidado personal, gracias a su aroma fresco y distintivo.

Lavandula latifolia

La lavandula latifolia es una variedad de lavanda de origen español. A diferencia de otros tipos de lavanda, la lavandula latifolia tiene un aroma más fuerte y desagradable. Sus hojas son más largas que las de otras variedades y sus flores son de color violeta intenso.

La lavandula latifolia se utiliza tanto por sus valores medicinales como ornamentales. En la medicina herbal, se utiliza para aliviar dolores musculares y articulares, problemas de sueño y ansiedad. En la jardinería, se utiliza como planta decorativa en jardines y macetas, debido a su belleza y resistencia.

Lavandula stoechas

La lavandula stoechas, también conocida como lavanda mariposa o lavanda rizada, destaca por sus flores dispuestas en inflorescencias cuadrangulares de color violáceo o rojizo. Esta variedad de lavanda es originaria de la cuenca mediterránea y es conocida por su altura y su aspecto peculiar.

Para cultivar lavandula stoechas, se recomienda proporcionar un buen drenaje de agua y ubicarlo en un lugar soleado. El cuidado regular y la poda ayudarán a mantener esta planta en buen estado y promoverán su floración abundante.

Lavandula lanata

La lavandula lanata es una variedad de lavanda que se encuentra principalmente en climas de montaña. Se caracteriza por tener hojas cubiertas por una capa lanosa de pelos. Sus espigas florales son de un color lila intenso y su tamaño es notablemente más grande en comparación con otras variedades de lavanda.

Si deseas cultivar lavandula lanata, es importante tener en cuenta que esta variedad prefiere climas fríos y suelos bien drenados. Además, requiere de una exposición directa al sol para prosperar adecuadamente.

Lavandula viridis

La lavandula viridis, también conocida como lavanda verde o cantueso verde, es una especie endémica de la Sierra de Aracena en Huelva. Se caracteriza por tener hojas y flores más grandes en comparación con otras variedades de lavanda. Sus flores tienen un color verde claro y su aroma es similar al del tomillo.

La lavandula viridis tiene propiedades medicinales y su uso en la cocina también es popular. En la medicina herbal, se utiliza para aliviar problemas digestivos y respiratorios. En la cocina, sus hojas y flores se utilizan como condimento para dar sabor a platos salados y dulces.

Lavandula allardii

La lavandula allardii es un híbrido entre la lavandula latifolia y la lavandula dentata. Esta variedad de lavanda se caracteriza por tener una forma arbustiva de copa redondeada y sus flores son de color lila o azul pálidos.

La lavandula allardii es ampliamente utilizada en jardinería como planta ornamental debido a su valor estético. Sus flores añaden un toque de color y fragancia en jardines y macetas.

Lavandula canariensis

La lavandula canariensis es una especie endémica de las Islas Canarias. Se caracteriza por ser un arbusto de tamaño mediano y su forma distintiva. Sus hojas y flores son similares a las de otras variedades de lavanda, pero con pequeñas diferencias que las distinguen.

En la jardinería, la lavandula canariensis es apreciada por su capacidad para crecer en suelos secos y su resistencia a las condiciones climáticas adversas. Es una opción popular para aquellos que desean añadir un toque de color y fragancia a sus jardines o balcones.

Lavandula hybrida

La lavandula hybrida es un híbrido entre la lavandula angustifolia y la lavandula latifolia. Se caracteriza por tener una gran floración y un tamaño ligeramente más grande que otras variedades de lavanda.

La lavandula hybrida se utiliza tanto por su valor ornamental como medicinal. Sus flores añaden un toque de belleza y fragancia en jardines y macetas. Además, se utiliza en la industria de productos de cuidado personal debido a sus propiedades relajantes y rejuvenecedoras.

Lavandula multifida

La lavandula multifida es una especie de lavanda que suele crecer cerca de la costa, pero también puede cultivarse lejos del mar. Se caracteriza por tener hojas muy divididas y sus flores varían de color entre morado y añil.

Para cultivar lavandula multifida con éxito, es importante tener en cuenta que esta variedad prefiere suelos bien drenados y no tolera el exceso de humedad. Además, la ubicación soleada es esencial para su adecuado crecimiento y floración.

Lavandula pinnata

La lavandula pinnata es una especie de lavanda que es originaria de las Islas Canarias y Madeira. Se caracteriza por tener hojas en divisiones, lo que le da un aspecto único y distintivo.

Aunque la lavandula pinnata se utiliza principalmente como planta ornamental debido a su apariencia llamativa, también es conocida por sus propiedades medicinales. En la medicina herbal, se utiliza para aliviar dolencias digestivas y respiratorias.

Cuidados de la planta de lavanda en maceta

Si deseas cultivar lavanda en macetas, es importante tener en cuenta algunos cuidados específicos para garantizar su crecimiento saludable y floración abundante. Aquí hay algunos consejos prácticos para mantener tus plantas de lavanda en macetas:

  • Riego: La lavanda en macetas necesita un riego regular, pero asegúrate de no regarla en exceso. El suelo debe estar ligeramente húmedo, pero no empapado.
  • Luz solar: La lavanda es una planta que ama la luz solar, por lo que debes asegurarte de que tus plantas reciban al menos 6 horas de luz solar directa al día.
  • Sustrato: Utiliza un sustrato bien drenado para tus macetas de lavanda. Puedes mezclar tierra de jardín con arena o perlita para mejorar el drenaje.
  • Poda: Podar regularmente tus plantas de lavanda en macetas ayudará a mantener su forma y promoverá su floración. Retira las flores marchitas y recorta los tallos para mantener la planta compacta.

Al seguir estos consejos, podrás disfrutar de hermosas plantas de lavanda en tu jardín o balcón. Recuerda que la lavanda es resistente y fácil de cuidar, por lo que es una gran opción para principiantes en la jardinería.

También te pueden interesar otro tipos de plantas como:

  1. Tipos de plantas acuáticas 
  2. 10 tipos de algas comestibles
  3. Tipos de flores comestibles
  4. Tipos de claveles para decorar tu hogar o jardín
  5. 10 tipos de tulipanes para decorar tu jardín
  6. 12 tipos de eucaliptos utilizados en la jardinería

Conclusión

La lavanda es una planta hermosa y versátil que puede traer muchos beneficios a tu jardín y a tu vida. En este artículo, hemos explorado los diferentes tipos de lavanda, desde la lavanda officinalis hasta la lavandula pinnata, y hemos destacado sus características y usos específicos.

Ya sea como planta ornamental, como ingredientes en recetas de cocina o como parte de tu rutina de cuidado personal, la lavanda seguramente añadirá belleza y fragancia a tu vida.

Preguntas Frecuentes

1- Dónde colocar la planta de lavanda

Cuando está en jardín o exteriores, lo mejor es colocarla en el lugar que más sol reciba durante el día, pues sus necesidades de luz son altas y lo ideal es que esté expuesta al menos a 6 horas al sol directo.

2- Cómo se debe cuidar una planta de lavanda

Necesita tener un buen drenaje para que el jardín luzca perfecto antes de que llegue el frío. En los meses de calor, riega 1 ó 2 veces por semana, sin mojar las ramas y las flores. Puedes cultivarla en tiestos y se riega una vez por semana en las zonas de clima cálido.

3- Cómo se cuida una lavanda en maceta

Al igual que muchas otras plantas, a la lavanda no necesite que se riegue en exceso, así que basta con suministrarle agua más o menos cada dos semanas o cuando se vea que la tierra esté completamente seca cuando meta el dedo en ella. También es importante que la maceta tenga suficiente drenaje

4- Cuánto hay que regar la lavanda

Como comentamos, a la hora de regar la lavanda no deberás excederte nunca, puesto que es una planta de terrenos secos y soporta muy bien la sequía. Así pues, será suficiente el riego semanal y siempre deberás asegurarte de que la tierra se ha secado desde la última vez que le echaste agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *