como cuidar una higuera en maceta plagas poda reproduccion y hojas amarillas

Higuera en maceta: cuidados y todo lo que necesitas saber sobre esta planta de exterior

 

La higuera es un árbol frutal muy popular debido a su sabor dulce y su versatilidad culinaria. Sin embargo, no todas las personas tienen acceso a un jardín o espacio al aire libre para cultivar una higuera. Afortunadamente, es posible cultivar una higuera en maceta, lo que la convierte en una opción viable para aquellos que viven en apartamentos o casas con espacios limitados.

Anuncios

Los cuidados necesarios para mantener una higuera saludable en una maceta, incluyen la elección de la maceta adecuada,  poda, reproducción, controlar las plagas, cómo solucionar el problema de las hojas amarillas y la exposición solar.

Cuidados de la higuera en maceta

Contenido
  1. Elección de la maceta adecuada
  2. Poda de la higuera en maceta
  3. Reproducción de la higuera en maceta mediante esquejes
  4. Época adecuada para la reproducción
  5. Proceso de reproducción
  6. Control de plagas
  7. Hojas amarillas en la higuera en maceta
  8. Causas de las hojas amarillas
  9. Soluciones y cuidados adicionales
  10. Exposición solar y protección durante el invierno
  11. Conclusiones

Elección de la maceta adecuada

Uno de los primeros pasos para cultivar una higuera en maceta es elegir el recipiente adecuado. La maceta que elijas debe tener suficiente espacio para que las raíces de la higuera se desarrollen adecuadamente. Además, es importante que la maceta tenga un buen sistema de drenaje para evitar que el agua se acumule y cause daños a la planta. Una maceta de cerámica o barro es una buena opción, ya que estas permiten que el sustrato respire y ayudan a regular la retención de humedad. Recuerda que la higuera en maceta necesita espacio para crecer, por lo que es recomendable seleccionar un recipiente de al menos 40 cm de diámetro y 50 cm de profundidad. Estos son algunos ejemplos:

  • Maceta de cerámica esmaltada de 45 cm de diámetro y 50 cm de profundidad
  • Maceta de barro sin esmaltar de 50 cm de diámetro y 60 cm de profundidad
  • Maceta de plástico resistente de 40 cm de diámetro y 45 cm de profundidad

Poda de la higuera en maceta

La poda juega un papel crucial en el crecimiento y desarrollo de la higuera en maceta. La poda adecuada permite mantener un equilibrio entre el crecimiento de la planta y la producción de frutos, además de ayudar a mantener un tamaño y forma manejables para el cultivo en maceta. La poda también es necesaria para eliminar ramas dañadas, enfermas o muertas y para promover la formación de nuevas ramificaciones.

La higuera en maceta puede podarse en primavera o a fines del invierno, antes de que la planta comience su nueva temporada de crecimiento. Es importante evitar realizar podas en momentos de alta actividad vegetativa, como el otoño, ya que esto podría debilitar la planta. Recuerda que la poda debe realizarse de manera suave y gradual, sin excederse en la eliminación de ramas, para evitar un crecimiento excesivo de brotes.

La poda de la higuera en maceta debe seguir algunos principios básicos. Algunas técnicas comunes incluyen la poda de ramas muertas, enfermas o dañadas, así como también la eliminación de ramas que se cruzan y aquellas que crecen hacia el centro de la planta. Además, para controlar el tamaño de la higuera en maceta y promover una estructura abierta y bien aireada, se pueden eliminar algunas ramas más largas o desordenadas.

Reproducción de la higuera en maceta mediante esquejes

Si deseas reproducir tu higuera en maceta, una opción es utilizar esquejes. Los esquejes son una forma efectiva de propagar la higuera y mantener las características genéticas de la planta madre. A continuación, te explicamos el proceso de reproducción paso a paso.

Época adecuada para la reproducción

La mejor época para reproducir la higuera en maceta mediante esquejes es en primavera o a principios del verano, cuando la planta está activamente creciendo. En este momento, la higuera tiene un mayor potencial de enraizar y establecerse en una nueva maceta. Asegúrate de seleccionar esquejes de ramas sanas y jóvenes, preferiblemente con una longitud de 15-20 cm.

Proceso de reproducción

  • Prepara una maceta con sustrato humedecido y asegúrate de que tenga un buen drenaje.
  • Corta cuidadosamente un esqueje de aproximadamente 15-20 cm de longitud de una rama sana de la higuera madre.
  • Retira las hojas inferiores del esqueje y corta las hojas superiores a la mitad.
  • Aplica una hormona de enraizamiento en el extremo del esqueje para promover el enraizamiento.
  • Planta el esqueje en la maceta, asegurándote de que al menos un par de nudos estén enterrados en el sustrato.
  • Riega el esqueje y coloca la maceta en un lugar cálido y luminoso, pero evita la luz solar directa intensa.
  • Mantén el sustrato ligeramente húmedo y espera pacientemente a que el esqueje enraíce. Esto puede llevar varias semanas.
  • Cuando el esqueje haya desarrollado raíces, puedes trasplantarlo a una maceta más grande o directamente a tierra firme si lo deseas.

Control de plagas

Al igual que otros árboles frutales, la higuera en maceta puede verse afectada por diversas plagas y enfermedades. Es importante estar atentos a los posibles signos de infestación o enfermedad y tomar medidas rápidas para controlar la situación. Algunas plagas y enfermedades comunes que pueden afectar a la higuera en maceta son:

  • Pulgones: estos pequeños insectos se alimentan de la savia de la planta, lo que puede debilitarla y provocar la caída prematura de hojas y frutos.
  • Cochinillas: se trata de insectos que se adhieren a las ramas de la higuera y se alimentan de su savia. Además del amarillamiento de las hojas, pueden secretar una sustancia pegajosa conocida como "rocío de miel".
  • Araña roja: esta plaga se caracteriza por tejer finas telarañas en la planta y puede causar amarillamiento y deformación de las hojas.

Hojas amarillas en la higuera en maceta

Las hojas amarillas en la higuera en maceta son un síntoma de que algo no va bien. Las hojas saludables de la higuera deben ser de un color verde vibrante, por lo que es importante identificar las posibles causas y tomar medidas para solucionar el problema.

Causas de las hojas amarillas

Existen varias posibles causas de las hojas amarillas en la higuera en maceta. Algunas de ellas son:

  • Problemas de riego: un riego insuficiente o excesivo puede causar estrés en la planta y provocar el amarillamiento de las hojas. Asegúrate de regar la higuera en maceta de manera adecuada, evitando el encharcamiento.
  • Falta de nutrientes: si la higuera no recibe suficientes nutrientes esenciales, como nitrógeno, hierro o magnesio, las hojas pueden volverse amarillas. Es importante proporcionar a la higuera un programa de fertilización equilibrada y asegurarse de que el sustrato contenga los nutrientes necesarios.
  • Enfermedades: algunas enfermedades, como la antracnosis o el mildiu, pueden causar el amarillamiento de las hojas en la higuera en maceta. Si sospechas que tu planta está enferma, consulta a un especialista en jardinería o agricultura para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

Soluciones y cuidados adicionales

Para corregir los problemas de riego y evitar las hojas amarillas en la higuera en maceta, asegúrate de regarla adecuadamente. Ajusta la frecuencia y cantidad de riego según las necesidades de la planta y el clima. Además, es importante proporcionar a la higuera los nutrientes adecuados para prevenir la deficiencia nutricional. Puedes utilizar un fertilizante equilibrado específico para árboles frutales y seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a la cantidad y frecuencia de aplicación.

Exposición solar y protección durante el invierno

La higuera en maceta es un árbol que necesita recibir una cantidad adecuada de luz solar, para crecer saludablemente y producir frutos. Es recomendable ubicar la maceta en un lugar soleado, preferiblemente al aire libre. La higuera en maceta necesita al menos 6 horas de luz solar directa al día para crecer adecuadamente.

En cuanto a la protección durante los meses fríos del invierno, es importante tener en cuenta que la higuera en maceta es más susceptible a las bajas temperaturas que aquellas cultivadas en el suelo. Durante el invierno, es recomendable proteger la higuera en maceta del frío extremo utilizando algún tipo de cobertura, como una manta térmica o un plástico para evitar daños por heladas.

Una forma efectiva de proteger la higuera en maceta durante el invierno es construir una estructura alrededor de la planta utilizando una jaula de metal o madera. Luego, puedes llenar el espacio entre la planta y la estructura con paja o hojas secas para proporcionar aislamiento adicional. Esta protección ayudará a mantener la temperatura alrededor de la higuera en maceta para prevenir daños por heladas.

Conclusiones

Mantener una higuera en maceta saludable requiere de cuidados adecuados en cuanto a la elección de la maceta, la exposición solar, la poda, la reproducción y el control de plagas y enfermedades. Siguiendo las recomendaciones mencionadas en este artículo, podrás disfrutar de una higuera en maceta frondosa y llena de deliciosos frutos. Recuerda que cada higuera es única, por lo que es importante delinear un plan de cuidado adaptado a las necesidades individuales de tu planta.

También te puede interesar: