Clematis x jackmanii o Clemátide

Características, cuidados y usos de la planta Clematis x jackmanii o Clemátide

 

La Clemátideo o Clematis x jackmanii es una popular planta trepadora muy apreciada en jardinería por la belleza de sus flores. Pertenece al género Clematis y es el resultado del cruce entre dos especies, Clematis viticella y Clematis lanuginosa.

Anuncios

Se distingue especialmente por su floración abundante casi permanente. También por sus grandes flores de tono púrpura intenso y su capacidad para trepar apoyándose en tutores. Además, posee un atractivo follaje.

Hoy describiremos las principales características de esta planta. Su aspecto, requerimientos de cultivo, cuidados necesarios y recomendaciones para su óptimo desarrollo. Asimismo, enumeraremos los diversos usos y aplicaciones que tiene esta popular trepadora. Tanto en jardinería pública y privada, como en floristería.

Contenido
  1. Origen e historia
  2. Características
  3. Cómo cultivarla
  4. Usos y aplicaciones

Origen e historia

La Clemátide es originaria de Europa. Se obtuvo como híbrido de jardín en el siglo XIX en Inglaterra, fruto del cruce entre Clematis viticella y Clematis lanuginosa. Debe su nombre común a la belleza de sus flores, similares a las del género botánico Clematis. Su cultivo como planta ornamental, se ha expandido ampliamente gracias a sus cualidades decorativas y rusticidad.

Características

La Clemátide es una planta trepadora perenne que presenta tallos sarmentosos, flexible y de rápido crecimiento. Puede alcanzar hasta los 3 metros de altura, si dispone de soporte adecuado. Sus hojas son opuestas, compuestas por folíolos dentados en número de tres a cinco.

El follaje es caduco en climas fríos. Sus flores, poseen cuatro pétalos de color púrpura intenso con estambres amarillos. Son hermafroditas y miden entre 8 a 12 centímetros de diámetro. Florecen en las axilas foliares de forma muy prolífica en la primavera y el verano. Posee rizomas leñosos que le permiten sobrevivir en climas de inviernos rigurosos, y rebrotar cada temporada. Es sensible a las heladas.

Cómo cultivarla

La Clemátide requiere ubicarse en un lugar muy soleado o con sol parcial. Necesita de tutores fuertes para poder trepar apoyándose en ellos mediante sus pecíolos. Se debe plantar en suelos con buen drenaje, fértiles, ricos en materia orgánica.

El pH del sustrato debe ser neutro o ligeramente alcalino. Es conveniente proporcionarle riego abundante en la época de crecimiento, pero reduciéndolo en otoño e invierno. En climas cálidos se puede dejar crecer libremente sin podar pero en zonas frías, requiere poda de mantenimiento. La multiplicación es por esqueje semi-leñoso sin hojas en verano, bajo nebulización y sustrato arenoso.

Usos y aplicaciones

La Clemátide se emplea ampliamente en jardinería por su capacidad para cubrir vallas, muros y pérgolas con su frondosa vegetación y vistosas flores. Es ideal para combinar con glicinias, rosales trepadores u otras plantas en composiciones mixtas.

También se utiliza en parques, setos floridos y bordes de caminos. Asimismo, para decoración de terrazas y patios en todo tipo de viviendas. En floristería sus flores se emplean en ramos y arreglos florales. Goza de gran demanda para eventos y ceremonias, por su exotismo y bellos tonos.

La Clemátide es una excelente opción ornamental para espacios verdes de todo tipo. Con unos sencillos cuidados se obtienen grandes satisfacciones disfrutando de esta magnífica planta trepadora.

  1. Custom Song dice:

    Very impressive! Custom Song That Tells Your Story

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *